29 de abril de 2008

El Bosque de Villaviciosa de Odón.

Ubicación: Villaviciosa de Odón, provincia de Madrid.
Distancia desde Madrid: 22,4 Km.
Fecha de la excursión: Abril de 2008.
Dificultad: Baja.
Recomendaciones: Agua.


Villaviciosa de Odón es un pueblo de la provincia de Madrid que merece ser visitado, entre otras cosas, por ver su castillo, su casco antiguo, que aún conserva las características de los antiguos pueblos de Castilla...

Pero de esto hablaremos en otro momento. Hoy queremos compartir con vosotros la visita al secreto que mejor guarda: su bosque.

Bosque de Villaviciosa de Odon
Para llegar al Bosque de Villaviciosa de Odón desde Madrid hay que tomar la N-V y, en el Km. 12 aproximadamente, tomar el desvío hacia la M-506. Una vez llegados al pueblo, buscaremos el Castillo y dejaremos el coche en el aparcamiento que hay a su lado.

Castillo de Villaviciosa de OdonEl Castillo de Odón, que así se llamaba cuando se construyó, se edificó a finales del s. XV por los marqueses de Moya, quienes ya tenían otro en Chinchón, en el sexmo de Valdemoro, y quisieron levantar este otro para el sexmo de Casarrubio. Tras sufrir largos años de semiabandono, en 1972 se convirtió en la sede del Archivo Histórico y Centro de Documentación del Ejército del Aire, gracias a lo cual recuperó su viejo esplendor.

Bordeando el castillo, encontraremos la Fuente de los Tres Caños, hoy declarada Monumento Histórico Artístico Local. Ahora se encuentra casi seca, pero el agua que mana de ella es suave y fresca.

Villaviciosa de OdonBajando por esa calle encontraremos tres caminos de tierra. Tomaremos el central que es el que nos lleva al bosque y, a poco de andar, empezaremos a ver un paisaje que poco tiene que ver con los de la árida Castilla.

Bosque de Villaviciosa de OdonPasaremos por una puerta que impide el paso de las bicicletas -y lo sentimos por los amantes de este deporte, pero nos parece una medida muy acertada- y ya estaremos dentro del bosque, pleno de abetos, pinos, alcornoques, tilos, castaños, chopos, plátanos, robles y multitud de pequeños arbustos y pequeñas florecillas.

Tendremos dos caminos, uno de frente y otro a izquierdas, pero da lo mismo el que tomemos, pues la ruta es circular. Si tomamos el camino de la izquierda atravesaremos un pequeño puente de madera que cruza un cauce hoy casi seco...

Bosque de Villaviciosa de Odon... y llegaremos al pie de los dos árboles que, sin duda, son nuestros favoritos: el árbol de los Clavos y su hermano.

Estos imponentes abetos tienen una altura que no somos capaces de calcular. En esta foto podéis ver cómo destacan sobre los demás.

Bosque de Villaviciosa de OdonY su perímetro tampoco deja qué desear...

Bosque de Villaviciosa de OdonAl que está a la derecha del camino se le conoce como Árbol de los Clavos por que -valga la redundancia- tiene unos clavos que, con mucha dificultad, permiten ascender hasta su frondosa copa.

El Arbol de los ClavosCuentan los más viejos del lugar que esos clavos están puestos desde tiempos inmemoriales, ya que el arbol sirvió como puesto de vigilancia del castillo.

Como curiosidad, indicar que en todos los años que llevamos acudiendo a este rincón -y son ya unos cuantos-, sólo hemos visto subir a una persona, que era estudiante de la cercana Escuela de Forestales y trepaba por él como un gato.

A su lado encontraremos a su hermano. Nosotros tenemos la sospecha de que ambos debieron empezar a crecer por la misma época, ya que sus portes son casi idénticos.

Bosque de Villaviciosa de OdonY a partir de aquí... a caminar tranquilamente sin miedo a perdernos y alegrando nuestros ojos con el verdor que encontraremos durante todo el recorrido...

Bosque de Villaviciosa
Bosque de Villaviciosa
... y con los pintorescos lugares que cobija este pequeño pero maravilloso bosque de Villaviciosa de Odón.

Bosque de Villaviciosa de Odon
Villaviciosa de Odon
Por último, el mismo ruego que hacemos siempre que hablamos de una ruta verde y, en este caso, con más ahínco por el especial cariño que tenemos a este sitio: lo que tengas que tirar al suelo, guárdalo en tu mochila o en una bolsa y déjalo después en algún cubo de basura.

14 comentario(s):

Carlos dijo...

De este bosque yo tambien tengo muchos recuerdos, porque fui al colegio en Villaviciosa.

Ha sido una sorpresa encontrar esta pagina.

Max & Birrax dijo...

¡Hola, Carlos!

Pues tendremos que hablar, porque yo también fui al colegio en Villalosvicios, concretamente al Hospicio Alcatraz :D

Tienes mi dirección de correo en el margen derecho de la página, si tienes tiempo y ganas, escríbeme.

Un cordial saludo,

Max & Birrax.

Andrés dijo...

Hola.

Te he enviado un correo. Yo también soy un ex-alumno del hospicio :D

Andrés.

Eulogio dijo...

Precioso lugar, estupendo.

Max Birrax dijo...

Gracias, Eulogio, aquí ha discurrido parte de mi vida y aquí abrí los ojos a lo bueno... y a lo malo.

Espero que si alguna vez te animas a visitarlo me avises antes.

¡Un abrazo!

Anónimo dijo...

No entiendo lo de las bicis la verdad...

Max Birrax dijo...

¡Hola, anónimo!

Tiene -creo- su explicación: el bosque es muy pequeño, se recorre de punta a cabo en menos de veinte minutos, y la mayoría de las sendas son muy estrechas, si llegan a 1 m., es rabiando, lo que puede ser incómodo para todos, tanto ciclistas como paseantes.

Muchas gracias por tu visita y por tu comentario, recibe un cordial saludo,

miguel dijo...

Inolvidables noches en la forestal a la luz y el calor de la hoguera con los comañeros de la escuela de capataces. ¿seguirá en pi aquel fresno de casi 30 m junto al arroyo?

Max Birrax dijo...

¡Hola, Miguel!

Pues si es el que yo sospecho... algún iluminado lo mandó talar :O aunque sigue luchando y del tocón ha nacido otro.

Muchas gracias por tu visita y por tu comentario, ¡un saludo!

David Acosta (Coria, CACERES) dijo...

Yo estudiè tambien ahì, vuestros nombres me suenan pero entre tantas promociones no creo que coincidamos, de todas formas me emociono al leer vuestros comentarios, me gustarìa saber màs de la gente que allì estuvo. En la pàgina de wasabi hay un club de ex-alumnos con 14 miembros pero ninguno de mi promociòn. Os echo de menos chicos. un abrazo.

Max Birrax dijo...

¡Hola, David!

Yo estuve en el hospicio hace poco, y está tal cual, no ha cambiado nada, si acaso la distribución de algún aula y poco más, ainsss... qué tiempos.

Habrá que echarle un vistazo a esa página, a ver si veo a algún conocido. ;)

Recibe un cordial saludo,

heli.luque@hotmail.com dijo...

el lugar es maravilloso,tiene algo especial.ojala lo sigan conservando por muchos años.merece la pena visitarlo,yo no me canso de su maravilla.gracias por las imagenes max birrax

cris dijo...

¿sabeis que son las cuevas que hay en el cantil?

cristy dijo...

SI A ALGUIEN LE PASO!!!
hace unos 13 años,fuimos unos 5 amigos y yo nos paso como algo misterioso ademas de perdernos luego por el bosque con un frio k no lo quiero ni recordar,parecia k nunca encontrabas las salida,y al salir un poco a lo lejos vimos los 5 una silueta de un hombre con un hacha y ademas andaba hacia nosotros muy rapido k echamos a correr como lokos hasta la parada de autobus,no se kien andaria a esas horas x ahi con un hacha en serio...
si a alguien le paso algo parecido ponte en contacto cnmigo cristinacuore@hotmail.es

Publicar un comentario

Los Viajes de Max Birrax te ofrece la posibilidad de enviar tus comentarios sin necesidad de ningún registro previo. En cualquier caso, la publicación de cualquier comentario no supone en absoluto la conformidad de los responsables del sitio con su contenido, puesto que únicamente expresa la opinión de su autor, quien será el único responsable del mismo.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.